Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Sección de idiomas

Fin de la sección de idiomas

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

EssentiumNoticias

Comienza el contenido principal

Noticias

Susana Monje, presidenta de Essentium: “Estamos abiertos a compañeros de viaje”

10/07/2013 Fuente: ALIMARKET

Categoría: Corporativo

Susana Monje (Oviedo, 1972) es la máxima responsable del grupo español Essentium, un conglomerado de empresas con presencia en el sector de la construcción, energía, salud, etc. Presente en 30 países, el 90% de la cartera y el 80% de los ingresos (441 M€ en 2012) provienen ya del exterior. Además, desde 2010 es tesorera del Fútbol Club Barcelona.

Construcción Alimarket: Desde su llegada al frente del grupo en 2006, ustedes han apostado tanto por la diversificación como por la internacionalización. ¿Son las dos únicas claves para mantenerse y superar una crisis como ésta?

Susana Monje: La internacionalización y la exportación de nuestro know-how a países estables, con alto potencial de crecimiento y con necesidad de contar con empresas serias y comprometidas que colaboren con ellos en el desarrollo de sus infraestructuras, su industria, viviendas y servicios para mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos, es sin duda una de las claves. Pero no es la única. Para poder desarrollar todos estos proyectos es necesario contar con el apoyo de las entidades financieras nacionales y extranjeras, controlar muy bien los costes y disponer también de un equipo profesional altamente cualificado, capaz de liderar estos proyectos en condiciones que no siempre son fáciles.

C.A.: Uno de los éxitos de Essentium ha sido su presencia en las llamadas economías emergentes. Están en Turquía, Brasil y Argelia, y apuestan además por negocios como la construcción de viviendas sociales o como su reciente entrada en el negocio petrolífero. ¿En qué otros países y segmentos se ha fijado el grupo?

S.M.: Contamos con concesiones hidráulicas y de materiales para la construcción en Turquía, donde hemos realizado además un tramo del AVE Ankara-Estambul; acabamos de firmar una joint venture con el astillero MacLaren para la construcción de plataformas petrolíferas para la explotación del yacimiento del Presal, en Brasil; y además vamos a construir 25.000 viviendas sociales en Argelia, Venezuela y Angola. Estamos presentes en Marruecos con la construcción de un tramo del AVE Tanger-Kenitra; también en India, con dos contratos en líneas convencionales en el estado de Uthar-Pradesh; y en Venezuela, con dos tramos más en la línea del metro en Caracas y en la ciudad de Valencia.

Además, el año pasado entregamos un hospital con más de 300 camas en Ixtapalucas (México). Al mismo tiempo hemos adquirido el paquete de control de la sexta empresa brasileña especializada en desarrollos industriales (Niplan). Nuestro interés está en desarrollar y exportar nuestra experiencia en el sector industrial y en el de las infraestructuras tanto en los países latinoamericanos en que tenemos presencia, como en Oriente Medio y en el norte de África.

C.A.: Assignia ha cerrado un acuerdo de refinanciación de unos 200 M€ de deuda y trasladar su vencimiento a 2016. ¿La tranquilidad económica está asegurada hasta entonces?

S.M.: Los pilares de nuestro crecimiento futuro son la expansión internacional y la reducción de la deuda. Ambos hechos colocan a Assignia Infraestructuras en una posición sólida para abordar con éxito el crecimiento previsto en el mercado exterior. En este contexto, la consecución de este acuerdo supone un paso adelante en la estrategia financiera iniciada por la compañía para hacer viable su plan estratégico durante los próximos cuatro años.

C.A.: La obra pública lleva recortándose duramente en los últimos años debido al endeudamiento de las distintas administraciones. ¿Existe alguna receta para que las administraciones revitalicen la obra pública o sin dinero es algo imposible?

S.M.: España ha realizado un gran esfuerzo inversor en materia de infraestructuras pero la mayoría de ellas ya han sido desarrolladas. Ahora queda por completar algunos tramos del AVE y, por supuesto, mantener lo que tenemos. La situación ha cambiado y las empresas del sector tenemos que abrirnos a otros mercados y exportar nuestra experiencia a otros países que necesitan desarrollar sus infraestructuras para mejorar la competitividad de los mismos y la calidad de vida de sus ciudadanos. Sin embargo, es imprescindible que la Administración mantenga un cierto volumen en inversión en infraestructuras que generen un retorno positivo para la sociedad, dado que es la manera de que el país siga siendo competitivo y para el mantenimiento del empleo en un sector clave. Es importante que se asuma que el esfuerzo inversor en infraestructuras necesarias es un factor imprescindible para salir de la crisis y para el mantenimiento de la tecnología y los puestos de trabajo.

C.A.: Hace unos meses se rumoreó que Essentium estaría tratando de dar entrada en su accionariado a varios fondos de inversión, que asumirían cerca del 40% del capital.

S.M: El 100% capital de Essentium se encuentra en las mismas manos que en el momento de su fundación. Mi familia es la principal accionista. Obviamente la actual situación económico-financiera hace que o bien seamos nosotros los que estudiemos otras formas de financiarnos, o bien se acerquen otros compañeros de viaje atraídos por nuestras expectativas de crecimiento. Somos una empresa de tamaño medio, nuestro objetivo es crecer. Contamos con músculo para ello, pero no estamos cerrados a abrir la puerta a nuevos compañeros de viaje que aporten valor, como no lo hemos estado en el pasado. Estamos satisfechos del valor creado a través de alianzas estratégicas a lo largo de nuestra trayectoria.

Tiempo para el Barça

C.A.: Usted es una de las pocas mujeres no sólo al mando de un importante grupo empresarial sino sobre todo de una empresa del sector de la construcción. ¿Si no fuera la hija del dueño cree sinceramente que una mujer podría haber llegado a estar al frente de un grupo como Essentium?

S.M.: No soy la única mujer presente en la alta dirección de una empresa constructora. Ni siquiera soy la primera.

Es cierto que no somos muchas, pero en este sector está ocurriendo como en otros. El acceso de la mujer a posiciones de alta dirección es imparable. Mi padre es uno de esos emprendedores de raza que empezó de cero y siempre se ha caracterizado por su visión estratégica, por su capacidad de trabajo y por elegir bien a sus colaboradores.

C.A.: Además de presidenta de un gran grupo internacional y madre de dos hijos, también es desde 2010 tesorera del Barcelona. Cuando le ofrecieron el puesto ¿no pensó en rechazarlo o al Barça no se le puede decir nunca que no?

S.M.: Vivo en Barcelona desde los tres años y me siento culé. Para mí era difícil decir que no al Barça. Cuando eres directivo, el trabajo tiende a ocupar todo el tiempo disponible, y ello ocurre en mayor grado cuanta más responsabilidad tienes. La conciliación trabajo/familia es uno de los “todo” que nunca desaparece de la agenda.

Además hay que gestionar el complejo de culpabilidad porque, aunque no quieras, siempre te dejas algo por hacer.

C.A.: ¿Qué es más difícil llevar las cuentas de un club de la dimensión del Barcelona o manejar un grupo como Essentium en la actual coyuntura?

S.M.: Hoy día jugar en primera división no es fácil en ningún sector de actividad. Hace falta mucho sentido común, cabeza fría, estar bien preparado y contar con un equipo de colaboradores competentes, motivados y altamente competitivos.

Fin del contenido principal